La logística puede ser un negocio complicado.

No importa como de bien se planee, a pesar de cuantas contingencias hayamos tenido en cuenta, la triste realidad es que algunas veces, el transporte marítimo falla. Es totalmente desmoralizante cuando la determinación, la energía y la pasión no son suficientes y sin importar qué las cosas van terriblemente mal.

De igual manera, no se puede negar que una de las sensaciones más satisfactorias es cuando pones cuerpo y alma en algo y es por esa razón que las cosas se solucionan de manera satisfactoria contra todo pronóstico.

Cuando combinas la experiencia de un grupo de individuos que han estado trabajando juntos durante 25 años, hay muy pocas situaciones que no hayan visto antes.

- Neel Ratti, Manager.

La mayoría de los problemas se pueden resolver. Pero la experiencia, a veces amarga, nos dicta que nunca hay que ser complacientes. Incluso después de todo este tiempo, nuestra profesión todavía puede sorprendernos y conmocionarnos a partes iguales.La belleza y a la vez, maldición de nuestra industria es que no hay un día igual a otro.Estamos siempre aprendiendo lecciones, a veces duras. Cada día.

 

En nuestro 25 aniversario como empresa, hemos decidido confeccionar una lista de 25 lecciones que hemos aprendido a lo largo de nuestra trayectoria.

La naturaleza de nuestro negocio hace que algunas veces hayamos recibido estas lecciones de manera cruel una y otra vez y pueden resultar difíciles de solucionar a menos que todas las partes interesadas se involucren de manera sincronizada. Esperamos que algunas de estas lecciones vayan a ayudar a alguien que esté pensando en dedicarse a la logística o al comercio internacional.

  1. Redacta correctamente el contrato. Ésta es la número 1 de mi lista, porque nos encontramos muchas dificultades que vienen del proceso burocrático y el lugar para empezar a solucionarlas es obviamente el contrato de venta. Cuando trabajas en el mercado internacional, hay convenciones designadas para facilitar el proceso. Merece la pena investigar sobre estos estándares en contratos de ventas antes de embarcarnos en el proceso, porque los errores a estas alturas pueden causar grandes problemas (y costes) más adelante.

     

  2. Piensa cuidadosamente como va a cobrar el vendedor. Una carta de crédito es el método obvio para asegurar el pago, pero hay algunas armas disponibles en el arsenal del vendedor. Merece la pena siempre acordar tus opciones con el re-expedidor de carga antes, ya que el documento de crédito es un contrato rígido y puede restringir mucho la flexibilidad de ambos, vendedor y comprador.

     

  3. Usa los términos INCO correctamente. Vemos vendedores utilizando los términos INCO incorrectamente demasiadas veces, y es entonces cuando se preguntan por qué han perdido el control de las operaciones, programaciones y costes. Si hay un lugar de entrega, ten mucho cuidado al escribir su nombre completo. Si hay algún límite de tiempo, usa alguna cláusula que te permita tener control y visibilidad sobre la ruta y el tiempo estimado del transporte, particularmente si existe la posibilidad de compensación en caso de entregarlo con retraso.

     

  4. Comprende las responsabilidades. Realmente, esto versa sobre comprender las exenciones fiscales, porque es la manera de bajar las tarifas, que es lo que activa el comercio y es probablemente la razón por la cual el vendedor posee una ventaja competitiva. No es bueno que se erosione esa ventaja por aplicar incorrectamente u olvidar de aplicar esas exenciones. Es mejor tener esto explicado y aceptado por adelantado para evitar problemas, retrasos y costes extra durante el transporte.

     

  5. Establecer conjunto de procedimientos para identificar y clasificar los riesgos operativos y legales. ¿Cumple el producto con la ley regional y local o la ley de mercado? A menudo vemos grandes errores en cosas como etiquetado, rotulado marítimo o envase que hacen que la carga no vaya a ser aceptada en destino o vendida en el comercio local. Es increíble pensar que esto pueda ocurrir, pero sucede. A menudo. Es obvio que es mucho más difícil (y costoso) corregir estos errores durante el trayecto que hacerlo durante la manufactura.

     

  6. Revisa todo el proceso. El comercio internacional es una curva de aprendizaje. Una vez que el comercio se establece, les interesa a todas las partes mantenerlo y protegerlo para ser competitivo. Esto solo suele ser posible si hay una revisión constante de todos los aspectos comerciales. Desde el proceso de manufacturación o el marketing, hasta el contrato y las rutas de distribución deben ser revisados y cambiados en caso necesario, así se podrán aplicar mejoras. De hacerlo, el propio comercio posiblemente incremente al cabo de un tiempo. Un proceso que ha evolucionado a lo largo de un periodo amplio de tiempo se convierte en uno en el que los competidores encontrarán más dificultad para entrar.

     

  7. Utiliza el método adecuado de envío. Te sorprendería saber cuánta gente hace esto mal. ¿LCL o FCL? ¿Envío por mar o por aire? ¿Carga a granel o contenerizada? Esas son las grandes consideraciones para tener en cuenta para que un producto pueda ser repartido, a que coste y si se mantendrá a un precio competitivo a su llegada. Como dijimos en la lección 6, hay que seguir revisando esto para estar seguro de que es lo más beneficioso para el cliente y más importante, para la mercancía. No tiene sentido entregar un producto dañado o aguantar la producción del comprador durante 2 semanas, por ejemplo.

     

  8. Asegura. De igual manera, te sorprenderías con cuantos errores se cometen. Muchas de las empresas de envío (incluso las de mensajería o servicios postales) trabajan bajo la premisa de “responsabilidad limitada”. Esto significa que, a pesar del valor de la mercancía, hay un límite para ser recuperado por el seguro del transportista. Los propietarios de la mercancía siempre necesitan tener su propio seguro a todo riesgo. Todo el mundo debe entender cuando un seguro deja de ser efectivo y cuando alguien debe asumir riesgos (téngase en cuenta que esto no es al momento ni lugar de la entrega).

     

  9. Comprender como funcionan los pagos. Alguna jurisdicción previene el movimiento de divisa fuera del país y algunos socios pueden estar menos que dispuestos con pagos pendientes, lo que puede ser un problema si están en el extranjero. Comprender como van a cobrar todas las partes interesadas, y cuando, puede ser fundamental para comprender el porqué de ciertas eventualidades y las motivaciones detrás de ellas.
    c
  10. Entender los riesgos. Más importante si cabe es saber quien asume los riesgos y por qué. Otra vez, esto nos llevara a explicar mejor las motivaciones de varias de las partes interesadas involucradas en el envío, que pueden ser muchas.
    c
Estas son las primeras 10 lecciones de las 25 que hemos preparado para ti.

Ahora, cuando hemos acabado con el papeleo, es el momento de planear y encontrar la mejor manera de evitar el stress y los malentendidos.

 

Estad atentos, ¡pronto publicaremos otros 10!

¡Echa un vistazo a nuestros otros posts!

25 Lecciones sobre Logística, parte 3.

La logística puede llegar a ser un negocio muy duro La pregunta es: ¿porque tanta gente siente pasión por ella? Una de las mejores sensaciones en el mundo es la de poner toda tu alma y corazón en algo y por esa razón todo acaba bien, de otra manera acabaría en otro...

¿Quieres descubrir másnoticias geniales?

¿Quieres descubrir másnoticias geniales?

Entonces, ¿por qué no unirse a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias y actualizaciones del equipo de Tuscor Lloyds?

Te has subscrito con éxito

Share This

Share This

Share this post with your friends!